Imprimir
Categoría: Acciones, Debates, Movilizaciones
Visto: 3456
RGC
 
Pleno Parlament de Catalunya 26/03/2014
Muy Honorables Presidenta y Presidente de la Generalitat
Honorables consellers i conselleres
Señores y señoras Diputados y Diputadas
Señores y señoras Invitados/as
En primer lugar expresar nuestro reconocimiento a todas las personas y entidades que han hecho posible que este proyecto de ley se presente al Parlamento, los 121.191 firmantes, fedatarios y fedatarias, a las personas sin trabajo que realizaron las marchas en febrero de 2013 y 2014, a quienes recientemente participaron en las marchas a Madrid y el 22 de marzo se manifestaron por el pan, trabajo y techo, en una jornada memorable.
 
Con el proyecto de ley que presentamos se abre una esperanza de dignidad para la ciudadanía de Cataluña, para los más de dos millones que viven bajo el umbral de la pobreza, especialmente para los más de 600.000 en situación de pobreza severa y en particular para las 95.000 familias donde todos sus miembros no tienen empleo ni ingresos.

"La pobreza no puede esperar", ha dicho el Papa Francisco, palabras de sentido común que comparte la gran mayoría de una sociedad solidaria como la catalana. Pero el gobierno hizo lo contrario y agravó la pobreza al recortar la renta mínima de inserción en agosto de 2011, excluyendo de este subsidio a miles de familias e impidiendo su acceso a muchas más.

En verdad se llega con mucho retraso. Desde que se aprobó el Nuevo Estatuto el art º 24.3 ha estado en el cajón. ¿Cuanto sufrimiento, desahucios, cortes de agua, luz y gas, y actos desesperados se habrían evitado a cientos de miles de personas si este proyecto de ley se hubiera aprobado hace años?

Es hora de la reparación. Hay que evitar que esta tragedia humana continúe y se extienda, debatiendo, enriqueciendo y aprobando este proyecto de ley que desarrolla el enunciado del arte 24.3 que dice "Todas las personas y familias en situación de pobreza tienen derecho a acceder a una renta garantizada de ciudadanía que les asegure los mínimos de una vida digna".

En resumen, en este proyecto de ley:

- La renta garantizada es un derecho subjetivo e individual de todas las personas que cumplen los requisitos que se establecen, no sólo de un titular de la familia como la Renta Mínima, sino de todos los miembros que tengan derecho.

- Aborda la dimensión de la nueva pobreza consecuencia de la crisis económica, agravada por el "dogma" de las políticas fracasadas de ajuste y austeridad. No está condicionado de manera general, como en la RMI, a la obligación a participar en la inserción laboral o social, pero mantiene las responsabilidades de las administraciones para garantizar estas actividades a las personas que necesiten dicha inserción.

- Se propone asegurar los mínimos de una vida digna aplicando la misma cantidad económica que la propia administración establece en el indicador de suficiencia de renta, por cierto congelado en los últimos años, es decir, 569 euros por 14 pagas, o bien 664 euros por 12 pagas, cantidad claramente inferior a la cifra vergonzante del salario mínimo en España.

En justicia, los 426 euros de la RMI son claramente insuficientes. ¡Pónganse en la piel de las familias que lo perciben!. Escuchen al Comité Europeo de los Derechos Sociales cuando en sus conclusiones de enero de 2014 para España y Cataluña, excepto País Vasco y Navarra, denuncia que los sistemas de Renta Mínima no son conformes a lo dispuesto en la Carta Social Europea, ni en cuanto al nivel de prestación, muy por debajo del suelo de pobreza fijado por Eurostat, ni por las restricciones en sus condiciones de aplicación.

- La Renta Garantizada de Ciudadanía es un derecho, que entre sus deberes, tiene la obligación de aceptar una oferta de trabajo en condiciones legales, so pena en caso contrario de perder la prestación. Por lo tanto es falso que esta renta desactive la búsqueda de trabajo.

En las manos del gobierno está cambiar las políticas fracasadas de ajuste y austeridad e impulsar políticas que creen empleo. Porque la principal reivindicación del conjunto de personas sin empleo es tener un trabajo digno.

La democracia no consiste en votar cada cuatro años, es muchísimo más, tener los derechos para vivir dignamente. No hay libertad sometidos a la miseria y la desigualdad. No puede haber una Cataluña libre y democrática sin cohesión social. Por ello la aplicación de este proyecto de ley debe ser una de las prioridades, junto a la salud y la educación.

Su carácter de prioridad debería ser suficiente a la hora de establecer su viabilidad, pero tenemos muchos argumentos que avalan también su viabilidad económica y que iremos aportando a lo largo del debate: Ahorrar los costes de la pobreza y estimular la demanda, ahorrar los gastos prescindibles, simplificar y racionalizar el gasto de la ayuda social, combatir el fraude fiscal y la usura de los bancos y fondos a la propia Generalitat, impuestos a las grandes fortunas y grandes empresas, etc.

Desde luego la pobreza  tiene solución si se respetan los derechos básicos de la ciudadanía. Pero no la tiene si la pobreza se utiliza como instrumento para forzar la devaluación salarial, y una competitividad basada en la ausencia de derechos.

Por una Catalunya sin pobreza y desigualdad, de ciudadanos y ciudadanas libres, emancipada de una economía que mata como denuncia también el papa Francisco.

Buen trabajo señores y señoras diputados/as. ¡No defrauden esta esperanza!

Diosdado Toledano Gonzalez, representante Comisión Promotora ILP Renta Garantizada de Ciudadanía