Imprimir
Categoría: Acciones, Debates, Movilizaciones
Visto: 2903
 Fundación Alcohol y Sociedad
 
Ante la actual preocupación y actuaciones institucionales respecto del fenómeno de consumo de alcohol por parte de menores y jóvenes.
Médicos, sociólogos y educadores unidos para manifestar su opinión y ofrecer soluciones al fenómeno del consumo de alcohol.
• Arturo Fernández Cruz, Domingo Comas Arnau, Antoni Bayés de Luna, Gonzalo Musitu Ochoa, José Antonio Marina, Santiago Grisolía y Javier Elzo han unido esfuerzos para poner de relieve sus consideraciones y posibles soluciones ante el fenómeno del consumo indebido de alcohol.
 
• Según el Manifiesto redactado por estos expertos, los problemas asociados al consumo de alcohol por parte de menores y jóvenes no pueden ser resueltos con soluciones simples, sino que se debe implicar a todos los agentes sociales

• La implantación de mecanismos para la prevención y para la educación son consideradas las vías más efectivas para lograr hábitos y conductas saludables

Madrid, 31 de enero de 2007.- Expertos del mundo de la medicina y las ciencias sociales han elaborado un manifiesto para dar a conocer su opinión con respecto al fenómeno del consumo de bebidas con contenido alcohólico, en particular por menores y jóvenes.

En el “Manifiesto Sobre el Consumo de Alcohol, con Atención Especial al Consumo por Menores y Jóvenes”, elaborado conjuntamente por Arturo Fernández Cruz, Domingo Comas Arnau, Antoni Bayés de Luna, Gonzalo Musitu Ochoa, José Antonio Marina, Santiago Grisolía y Javier Elzo, todos ellos miembros del Comité Científico Asesor de la Fundación Alcohol y Sociedad, se exponen una serie de reflexiones sobre el consumo, las conductas inapropiadas y las soluciones a las mismas en relación con la ingesta indebida de bebidas alcohólicas.

El documento presentado recuerda que el consumo de bebidas alcohólicas es realizado por la gran mayoría de los adultos de forma prudente y moderada, y afirma que nos encontramos ante un fenómeno social complejo, que no puede ser resuelto con soluciones simples, sino que necesita el compromiso y la colaboración de los numerosos agentes implicados.

Asimismo, se diferencia entre el consumo por parte de menores y el consumo adulto y, dentro de este último grupo, entre lo que es un consumo moderado y lo que supone un abuso o consumo indebido de bebidas alcohólicas. Cuando se trata de menores de edad, cualquier consumo de bebidas con contenido alcohólico es un consumo indebido. En cambio, en personas adultas ha de diferenciarse entre un consumo moderado, prudente y responsable y el consumo indebido (conductores, embarazadas…) o abusivo.

En opinión de estos expertos, para prevenir y abordar las conductas inapropiadas (consumo por parte de menores, de conductores, abuso…) es necesaria la implicación de todos los agentes sociales, debiéndose apelar, aparte de a problemas sanitarios y personales, a las implicaciones éticas que conllevan los consumos inadecuados, así como realizarse mayores esfuerzos para potenciar y respaldar a aquellos jóvenes que no ingieren bebidas alcohólicas, o que lo hacen de forma moderada.

En este sentido, los expertos afirman que es necesario lograr percepciones equilibradas respecto al consumo de alcohol que huyan tanto del tremendismo y el alarmismo, como de la indiferencia. Por ello, se debe huir de  manifestaciones que tratan de identificar a los jóvenes con el consumo abusivo de alcohol, ya que esta afirmación no es cierta y contribuye, injustamente, a criminalizar a la juventud.
 
Proyecto de Ley del Ministerio de Sanidad

Respecto a la Ley que prepara el Ministerio de Sanidad para prevenir el consumo de alcohol por parte de los menores, la opinión de este grupo de expertos es que los principios inspiradores de la Ley sobre el consumo por menores que prepara el Ministerio de Sanidad deberían ser apoyados por todos los sectores sociales. En el Manifiesto se considera que para incrementar la efectividad de las acciones preventivas en materia de consumo indebido de alcohol, debe existir voluntad de colaboración entre las esferas pública y privada.

Asimismo, se hace necesario mejorar y garantizar formas efectivas de coordinación y
comunicación entre las administraciones públicas y las diversas organizaciones sociales.

Además, los firmantes de este Manifiesto llaman la atención sobre la necesidad de no
conformarse sólo con la prohibición, sino de establecer también adecuados mecanismos para la prevención y, fundamentalmente, para la educación, que consideran la vía más efectiva para lograr hábitos y conductas saludables. Para que la prevención en esta materia sea efectiva es necesario destinar una mayor inversión económica, tanto pública como privada, y explorar nuevas fórmulas que permitan su mantenimiento a lo largo del tiempo.

La clave está en la educación

El consumo responsable de bebidas alcohólicas debe considerarse un objetivo educativo prioritario, por lo que se han de poner en marcha acciones encaminadas a aunar los esfuerzos de la sociedad civil, las ONGs, las empresas y las administraciones públicas, ya que hay que tener presente que “PARA EDUCAR A UN NIÑO, HACE FALTA LA TRIBU ENTERA”. Una movilización social de tal magnitud necesita la colaboración de toda la sociedad y la coordinación y el estímulo de alguna entidad.

¿Qué es la Fundación Alcohol y Sociedad?

La Fundación Alcohol y Sociedad es una entidad sin ánimo de lucro, nacida a mediados de 2000 con el objetivo de fomentar actitudes responsables en el consumo de bebidas con contenido alcohólico, luchando especialmente contra el consumo de alcohol en colectivos de riesgo, como menores y conductores.  Creada por  el sector de las bebidas espirituosas, la fundación actúa de forma independiente, con vocación de servicio público, buscando aportar soluciones realistas y prácticas con sus proyectos.