El lunes 26 de enero se reúnen los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, reunión en la que se discutirá la crisis de Gaza entre otros asuntos. España es uno de los pocos países (junto con Alemania, Italia y Rumanía) que al parecer se opone a pedir la necesidad de investigaciones y rendición de cuentas!!! La UE (España entre ellos) insiste en la cuestión del acceso a la ayuda humanitaria, que obviamente también es importante, y estaría de acuerdo en incluir una referencia a derechos humanos, pero no la petición explícita para que se investiguen los abusos y violaciones de derechos humanos y del derecho internacional durante las más de tres semanas que han durado las hostilidades. !
Les animamos a enviar este email a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Estimado Ministro:

Le escribo para subrayarle la importancia de que España apoye, en todos los foros en los que esté presente, la total rendición de cuentas por los crímenes de guerra y otros graves abusos contra el derecho internacional humanitario y de los derechos humanos que se hayan cometido durante la crisis en Gaza.

Es urgente que estos crímenes se investiguen de manera completa, independiente e imparcial y para ello necesario que se desplacen tanto al Sur de Israel como a la Franja de Gaza observadores de derechos humanos que puedan recoger evidencias de las violaciones que se han cometido en estos territorios.

Le pido que España tenga esta postura en la próxima reunión de ministros de asuntos exteriores de la Unión Europea que empieza el lunes.

Las conclusiones de dicha reunión deberían reflejar no sólo la necesidad de pleno acceso a la ayuda humanitaria sino también la preocupación de la UE por los serios indicios de crímenes de guerra y otras violaciones y abusos de derechos humanos y la necesidad de que éstos sean investigados de forma independiente y de que sus responsables rindan cuentas por ellos. Los derechos humanos no pueden quedar al margen.


Atentamente,