F.S.A.I.
 
 Los hechos que han llevado al cierre del Espacio Aéreo Español, han sido la gota que ha colmado el vaso de una serie de despropósitos que se han venido acumulando desde mucho antes de la entrada en vigor del Real Decreto del 5 de Febrero del presente año.
Hemos sido testigos de una estrategia encaminada a esconder una larga historia de mala gestión en AENA detrás de una pantalla de humo mediante la manipulación de la opinión pública, la  repetida conculcación de los derechos básicos de los trabajadores y finalmente un uso abusivo del poder.
 
FSAI, como sindicato que representa a la mayoría de los Ingenieros y Técnicos de Mantenimiento de Navegación Aérea (ATSEP), quiere hacer constar:

Que no entendemos la provocación y manipulación que supone  la aprobación de un Real Decreto que vulnera los derechos de los trabajadores de AENA en general  y de los Controladores Aéreos en particular, al comienzo de un periodo vacacional como es el  Puente de la Constitución.

Lamentamos que Aena y el Ministerio hayan hecho uso de su poder ante los medios para terminar de hundir la ya maltrecha imagen de los controladores, cuando ya desde el Real Decreto de Febrero de este año, supuestamente se dieron por terminados todos los “privilegios” que estos trabajadores tenían, tanto en la remuneración como en horas de trabajo, poniéndolos por debajo incluso de la media de los Controladores europeos.

Que lo que venía sucediendo en los Centros y Torres de Control Aéreo hasta el día de ayer, suponía un grave perjuicio para la Seguridad Aérea debido a la tensión y sobre todo a la falta de estabilidad y descanso que, por los turnos y servicios abusivos impuestos unilateralmente por Aena al amparo del citado Real Decreto, se imponían en muchas dependencias de Control.

Hemos podido ver, por estas razones y desde nuestra posición de neutralidad pero desde dentro de AENA, como día tras día iba empeorando la calidad del servicio y  aumentaba el estrés de la plantilla. Hemos sido testigos de la imposición de cuadrantes de servicio que obligaban a algunos controladores a realizar 28 días de servicio (noches incluidas) en un mes o descansar en un servicio nocturno unas pocas horas para después ponerse a controlar en la aproximación de un aeropuerto. Asimismo hemos sido testigos del deterioro general de las relaciones entre controladores y pilotos, fomentada por esta campaña de manipulación y reflejada en frecuencia día tras día, llegando a motivar incluso un comunicado conjunto de los sindicatos de ambos colectivos llamando a la calma.

Sólo podemos alcanzar a comprender lo ocurrido en términos de jugada maestra mediante la cual, “se matan dos pájaros de un tiro”. Por un lado, se anuncia la privatización de un elevado porcentaje de AENA, haciendo completamente impopular, a la vista de la opinión pública, cualquier medida de presión que se quisiera tomar por parte de su representación sindical. Por otro, se acaba con el colectivo de Controladores de la Circulación Aérea, forzándolos a tomar medidas extremas sin previo aviso.

Y para conseguir su propósito de allanar el terreno a la privatización, han tomado como rehenes a los ciudadanos españoles en el momento en que iniciaban sus vacaciones.

Al Colectivo ATSEP que representamos sólo pedirle calma, que realicen sus funciones tal como las venían realizando hasta ahora cumpliendo escrupulosamente con sus cometidos. Los hechos ocurridos a lo largo de los últimos meses,  han cambiado dramáticamente nuestro entorno laboral.  Desde la liberalización de los servicios ATS para Torres, pasando por la privatización parcial de AENA y la privatización total de los aeropuertos de Madrid y Barcelona, no hay nada que nos haga suponer que no se detendrán aquí. El acoso al que se ha sometido al Colectivo de Controladores de la Circulación Aérea, ha excedido con mucho el esperado para un entorno de regularización laboral y económica de AENA con el resto de los Proveedores de Servicios de Navegación Aérea integrados en el Cielo Único Europeo. La separación de servicios y la prestación de sus funciones en un entorno competitivo que nos ha venido impuesta, puede suponer una merma en la ya de por si maltrecha situación laboral de nuestro colectivo, como todos sabemos el que peores condiciones tiene de Europa. Por nuestra parte insistiremos una vez más a la  Dirección de Aena que aclare el estado en que queda el Colectivo.

 En resumen, la FSAI aboga por el diálogo y la vuelta a la normalidad, tanto  en la vida laboral en todos  los Centros y Torres de control, como en los Aeropuertos Españoles. Que se abran las mesas de diálogo correspondientes, con verdadero talante negociador, sin trampas, cortinas de humo o decretos a traición. 

Asimismo deseamos que se recupere la normalidad cuanto antes en los Aeropuertos Españoles, y que jamás volvamos a vivir episodios como éste.     

Madrid, a 4 de diciembre de 2010.

FEDERACIÓN DE SINDICATOS AERONÁUTICOS INDEPENDIENTES