Imprimir
Categoría: Artículos
Visto: 3505
Como sucediese en 1999 contra Yugoslavia, en el 2001 en Afganistan, en el 2003 en Irak y en el 2011 contra Libia, los EEUU están a punto de señalar una nueva fecha en el calendario de despropósitos, crímenes, errores e intereses bastardos, esta vez contra la República de Siria. En posteriores escritos desarrollaré un relato de las falsedades, mentiras, tergiversaciones y manipulaciones que el imperialismo decrépito y decadente de EEUU junto al caniche- Presidente de la República de Francia, antigua y nostálgica potencia colonial de Siria, pretenden argumentar una guerra contra un país soberano, sin una resolución que lo autorice del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
 
El argumento utilizado por EEUU en boca de su Secretario de Estado, John Kerry, es que los servicios de inteligencia norteamericanos ¡Ya se necesita ser osado para llamarles de “inteligencia”!, tienen las pruebas de que el Presidente Assad personalmente ha utilizado las armas químicas. Si no fuese por la mayor tragedia que se avecina esa aseveración concitaría el “cachondeo” general en cualquier escuela de párvulos. Resulta patético y como dijo Fidel Castro en uno de sus escritos recientes “Tiene el Sr. Kerry un mal envejecer”.

Por contra, inspira una gran esperanza la digna y clarividente postura expresada por los parlamentarios británicos que han tumbado la propuesta del premier Cameron de ir a la guerra contra Siria utilizando argumentos calcados de los norteamericanos.

Las posiciones de Rusia y China no son, como ha definido el decrépito Kerry, el del obstruccionismo permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, sino por el contrario de la defensa activa de la sensatez del derecho internacional y de la vida.

Es la hora de que los ciudadanos de bien digamos No a la guerra y los que queremos lo mejor para el pueblo americano, como para cualquier pueblo como el sirio, nos movilicemos para parar la locura insensata que se está cometiendo pero que todavía se puede rectificar.

La siete veces milenaria y bella Damasco, cuna de la civilización mundial, puede convertirse en la tumba del imperialismo occidental.

Siria resistirá y vencerá. Todos somos sirios.

Desde Europeos Solidarios exijo al gobierno de España el respeto al derecho internacional y al PSOE quién se ha pronunciado favorable a la intervención militar, que no sea una vez más tan estúpidamente reaccionario como para seguir una aventura más guerrera del imperio sin salida.

Que el territorio español ni su espacio aéreo, ni la base de Rota sirvan para ayudar a cometer esta agresión criminal que se prepara contra Siria.

Paz Si Guerra No

Magí Punset