Porque consideramos que sigue vigente el problema volvemos a publicar este artículo que data del año 1999
 COMUNICADO
La República Federal Yugoslava, que durante varios años ha sufrido presiones militares, embargo económico y ataques terroristas, está siendo atacada militarmente por la OTAN. Este ataque militar contra un país soberano miembro de Naciones Unidas, de la OSCE etc. carece de toda legalidad pues contraviene, entre otros, el artículo 2, apartado 2 del capítulo 1 de la Carta de Naciones Unidas, que señala que los miembros de la Organización, en sus relaciones internacionales, se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado.
 
Así mismo, como señala el secretario general de Naciones Unidas, el artículo 46 de la Carta indica que los planes para el empleo de la fuerza armada serán hechos por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con la ayuda del Comité de Estado Mayor, integrado por los jefes de Estado Mayor de la Federación Rusa, China, EEUU, Gran Bretaña y Francia, que son sus miembros permanentes.

La OTAN, con sus acciones militares contra Yugoslavia, burla la legalidad internacional y viola sus propios estatutos, que reconocen esas medidas previas a cualquier acción militar. Las acciones de guerra que está efectuando la OTAN hace preciso la movilización activa de los ciudadanos, la denuncia de sus agresiones y el desenmarascamiento de los gobiernos que las promueven. Más que nunca se hace precisa la solidaridad con el pueblo y los dirigentes yugoslavos, que están sufriendo el zarpazo irracional de estas agresiones militares de espaldas al devenir de la historia.

La movilización solidaria activa, sin tregua, de los ciudadanos, especialmente de los europeos, atenuará el gran dolor que sufre el pueblo yugoslavo.

Como presidente de Europeos Solidarios solicito al Jefe del Estado Español, como capitán general de los ejércitos, que reúna la Junta de Defensa Nacional y le haga llegar la propuesta de que el Reino de España cese su agresión contra Yugoslavia y se abandone la estructura militar de la OTAN.

Continuar como país agresor es aumentar la condena a la muerte, al dolor y al sufrimientos gratuitos de los ciudadanos de un pacífico país como Yugoslavia que, entre otros hechos históricos de agresión, supo librar batalla victoriosa frente al fascismo.

Llamo a los ciudadanos amantes de la paz a congregarse frente al Congreso de los Diputados de España, donde tiene comprometido comparecer el presidente de gobierno español, para poder expresar el sereno rechazo a la agresión, de la que se hace partícipe al gobierno de España.

Igualmente anuncio la recogida de firmas para solicitar que la Corte Internacional de Justicia inicie los trámites de procesamiento del secretario general de la OTAN por sus reiteradas amenazas a la paz y por ser el responsable de la orden de ataque militar contra un país soberano como Yugoslavia.

Con la entera confianza en la voluntad pacífica de los pueblos, envío mi afecto, respeto y solidaridad al pueblo yugoslavo, ejemplo de dignidad.

Magí Punset
Presidente de Europeos Solidarios.

Madrid, 03,45 horas del 24 de Marzo de 1999