Save the Children
 
- 30 millones de niños y niñas, la mayoría en países afectados por conflictos armados, seguirán sin escolarizar en 2015, año de cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.
- Sería necesaria una inversión de 9.000 millones de dólares anuales (una cifra similar al gasto de los europeos en helados o al gasto militar mundial durante 3 días) para alcanzar el objetivo de la educación primaria universal.
 
Madrid, 20-06-07 - La Historia del Futuro, un informe interactivo que Save the Children ha hecho público hoy, indica que la actual tendencia de dar acceso a la educación a 4 millones de niños cada año no es suficiente para alcanzar el objetivo de educación en 2015, establecido en 2000. Aunque el número de niños no escolarizados está disminuyendo, cada vez es más difícil llegar a los que continúan sin poder ir a la escuela.

Más de la mitad de los 77 millones de niños y niñas que continúan sin escolarizar viven en Estados frágiles afectados por conflictos armados. Sin embargo, a pesar de la  vulnerabilidad de los niños que viven en estos países, sólo el 23% de la ayuda mundial a la educación básica está dirigida a estas áreas en conflicto o post-conflicto.

“Durante cerca de 60 años, desde la Declaración de los Derechos Humanos de 1948, los líderes mundiales han hecho promesas a todos los niños sobre su derecho a ir a la escuela y recibir educación. Pero si no se hace más, estas promesas quedarán incumplidas. Al menos 30 millones de niños seguirán sin poder recibir educación en 2015 –la mayoría de ellos en países pobres afectados por conflictos armados” – afirma Alberto Soteres, Director General de Save the Children.

9.000 millones de dólares anuales hasta 2015

Mientras en Europa Occidental el gasto medio en educación primaria por niño es de 5.320 dólares, en países como Eritrea o Burundi es de 18 y 11 dólares, respectivamente.

Para alcanzar el objetivo de la educación primaria universal en 2015 sería necesario invertir 9.000 millones de dólares anuales, es decir, el doble de lo comprometido en 2004 y 7.000 millones más de lo que realmente se destinó ese año a la educación.

Puede parecer una cantidad demasiado alta pero es el equivalente a:

- Lo que los europeos nos gastamos en helados cada año.

- Lo que los estadounidenses se gastan en cosméticos cada año.

- El 0.8 del gasto militar en mundial 2005 – equivalente a los gasos militares de 3 días.

El informe interactivo La Historia del Futuro muestra qué países donantes, incluidos Estados Unidos, Japón, Austria, Italia y España, han fallado en proveer los fondos necesarios para lograr la educación universal. El informe muestra cómo a pesar de que es necesario incrementar la ayuda a la educación para cumplir el objetivo, desde 2004 tanto los compromisos como la ayuda real dada han disminuido, sobre todo para los países que más lo necesitan.

“La educación primaria universal no se va a alcanzar en un futuro previsible. En los últimos años, el dinero proporcionado por los donantes internacionales ha sido empleado en resolver los problemas educativos más relativamente sencillos –en países de ingresos medios o bajos ingresos no afectados por conflictos” explica Raquel González, Responsable de Calidad Educativa de Save the Children.

La educación es la oportunidad de los niños y niñas para tener un futuro mejor. La educación los protege durante los conflictos, ayudando a las comunidades a curar las heridas de las guerras y contribuyendo a construir la paz y la prosperidad.

“Dar educación a los niños hoy es la mayor contribución que puede hacerse para alcanzar el resto de Objetivos de Desarrollo del Milenio que los propios líderes mundiales establecieron. Es la llave que dará a los niños y a las sociedades futuras mejor salud y medio ambiente y contribuirá a crear un mundo más habitable para los niños. ¿Cómo se puede formar parte del desarrollo de su propio país , mejorando la atención sanitaria y formando parte activa de la construcción de la democracia si no se sabe leer ni escribir?” señala Raquel González.

Ver la presentación interactiva “La Historia del Futuro” 

Save the Children es la organización independiente de infancia más antigua y más grande del mundo, que trabaja desde 1919 para mejorar las vidas de los niños que más lo necesitan en España y en otros 130 países.

Save the Children es miembro consultor del Consejo Económico y Social de Naciones Unidas y ha recibido en reconocimiento a su trabajo, entre otros importantes galardones, el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1994 y el Premio Nobel de la Paz en 1997 por la campaña contra las Minas antipersonas.